lugut

Lugut_inicio
lugut_quienes_somos

lugut_tratamientos_individuales
los_3_ejes_
gestion_positiva_del_strees
salud_y_stress

Lugut_prensa
lugut_contacto




"El arte de visualizar: ver para obtener"
www.semanaprofesional.com          http://www.semanaprofesional.com/?nota=39935

En los últimos años surgieron varias propuestas orientadas al trabajo de la visualización. Se convirtió en una técnica utilizada para reducir el estrés, para lograr objetivos de vida y hasta para meditar, entre otras alternativas.

Ahora bien, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de visualizar? Podemos decir que es crear y ver una imagen o una secuencia de hechos a través de la mente. Por medio de su actividad cerebral la persona empieza a proyectar un estado físico o emocional, una situación, un deseo, un plan, una intención que quiere en su vida.

Esta es una manera de entrenar la mente y direccionarla por medio de la escucha interior de nuestros pensamientos y anhelos. Requiere concentración, tranquilidad, imaginación y práctica. Es posible que, en una primera visualización, las imágenes no surjan tan rápidamente, que cueste encontrar la vía de conexión interior y que haya trabas que vienen desde el afuera para poder visualizar con claridad. En estos casos, el ejercicio de esta práctica constante será la solución a la desconcentración y a la falta de retratos mentales.

En busca de objetivos

¿Cuándo estoy visualizando para generar resultados efectivos? Podemos decir que la visualización debe tener ciertos pasos que necesitan ser respetados para conseguir el objetivo deseado.

En primer lugar, es preciso que las imágenes sean lo más exactas posibles, con detalles, colores, formas, olores. Si esto es demasiado complejo al iniciar las visualizaciones, es posible tomar imágenes de revistas, fotos de lugares u objetos y “traspasarlos” a la mente de forma precisa y minuciosa. Una vez que lo logres, pensá cómo eso puede llegar a tu vida de manera concreta; cuáles son las vías por las cuales podrías obtener tus anhelos.

Además, es conveniente que repitas la visualización con frecuencia y, de ser posible, a diario, en un espacio de calma que favorezca la atención de tu mente, aunque sea por unos minutos.

Es fundamental que tu visualización te incluya como parte de la escena. Es decir que si estás creando imágenes mentales de un nuevo departamento, te veas desayunando en tu nuevo hogar, volviendo del trabajo para disfrutar de ese espacio, cenando allí con amigos y disfrutando de tu vivienda.

Por otra parte, la creencia de que lo que estás visualizando se concretará en la realidad es un factor clave. Es esencial que cada uno esté convencido de los beneficios de este procedimiento y de los resultados que obtendrá con su práctica.

Asimismo, es esencial que la visualización presente no solo las imágenes de lo que deseás, sino que también se enfoque en las sensaciones. Esta es la manera de invocar lo que se proyecta, y es una forma de sentir que lo que anhelás ya está sucediendo. Tener hoy las emociones de lo que planeás para el futuro, hace que las circunstancias se pongan en marcha para que obtengas lo que visualizás en tu mente.

¿Qué estoy haciendo mal?Muchas veces creemos que estamos haciendo un proceso de visualización, pero algunos aspectos que pueden estar demorando nuestros resultados. Por ejemplo:

• Mezclamos imágenes negativas. Si queremos visualizar un día laboral positivo las imágenes deben ser tener este foco exclusivamente. Los problemas, inconvenientes, malos entendidos o discusiones laborales deben quedar afuera de nuestros pensamientos.

• No agradecemos. Agradecer lo que tendremos o lo que anhelamos que suceda es una señal de confianza en el proceso, y provoca un pensamiento con la fuerza necesaria para que la visualización se plasme en la realidad.

• El entorno o nuestras palabras comunican lo contrario. Es preciso evitar las contradicciones a las visualizaciones. Por ejemplo, si queremos tener una pareja, no es conveniente repetir frases del estilo “el amor no es para mí” o “ninguna relación me dura”.

De este modo, visualizar es una manera de entrenar nuestra mente en un camino de bienestar y de autoconocimiento, creando día a día la realidad ideal para cada uno, más allá de los mensajes y creencias impuestos por la sociedad. El poder está en nosotros mismos, nos posiciona como protagonistas, y nos hace bucear en lo que realmente queremos para nuestra vida.


Lucila Guttman. Coaching ontológico de salud y bienestar. www.lugut.com.ar.

 

"Si no esta en tus manos cambiar una situación que te produce dolor,
siempre podrás elegir la actitud con la que afrontes una pena" Victor Frankl


Para Consultas Individuales o Grupales - CONSULTORIOS: Palermo y Belgrano
54-11-6366-5994 - info@lugut.com.ar